Agustín Codazzi

Geógrafo, explorador y militar que nace el Lugo, Italia el 12 de julio de 1973 . Hijo de Doménico Codazzi y de Constanza Bertoloti, siendo su nombre completo Juan Bautista Agustín Codazzi Bertoloti. En 1810, a la edad de 17 años, preparado para ir a la Universidad de Bolonia a cursar estudios de derecho, cambió de orientación, alistándose en uno de los cuerpos militares que se formaban para combatir en los ejércitos de Napoleón Bonaparte. Destinado a la Escuela de Artillería y Zapadores de Módena, egresa con el grado de suboficial de artillería en 1813; participa en la campaña de Alemania (1813-1814) y asiste a las batallas de Lützen, Bautzen, Ulm, Dresde y Leipzig. A principios de 1814, figura en el Estado Mayor del teniente coronel Armandi en la batalla de Mantua. Una vez disuelto ese ejército, se alista como teniente de artillería en la Legión Italiana, organizada con los restos del ejército de Eugenio de Beauharnais. Después de la batalla de Waterloo (junio 1815) y del derrumbe del imperio napoleónico, Codazzi, en exilio voluntario, se dirige hacia Constantinopla donde se encuentra con un amigo suyo, el capitán Constante Ferrari. Juntos, emprenden un viaje de aventuras por el norte de Europa; atraviesan Grecia, Moravia, Valaquia, Rusia, Polonia, Prusia, Suecia y Dinamarca, llegando hasta Holanda. En Amsterdam, enterados de las perspectivas que ofrece a los europeos la lucha de las colonias americanas para librarse del dominio español, se embarcan rumbo a Estados Unidos. En Baltimore, a comienzos de 1817, se alistan en la expedición que, en apoyo a Simón Bolívar, organiza el marino Agustín Gustavo Villeret, a bordo del bergantín América Libre. Pero, por desavenencias con el almirante Luis Brión, el comandante del bergantín, en vez de viajar hacia la isla de Margarita, hace escala en la isla Amelia, frente a las costas de la Florida. Allí tocó a Codazzi dirigir bajo las órdenes del capitán Luis Aury, una acción militar contra buques corsarios y apoderarse de la fortaleza de la isla donde permanece acantonado hasta la evacuación de Amelia por parte de los patriotas hispanoamericanos y la ocupación del territorio por Estados Unidos (fines 1817). Codazzi y Ferrari, con Aury, se dirigen entonces a la isla de la Providencia, donde establecen, a su vez, una base para sus operaciones corsarias (1817-1822). En 1819, Codazzi es enviado por Aury a Bogotá con el fin de ofrecer los servicios de su pequeña escuadra a Simón Bolívar; pero a su llegada, el Libertador no se encontraba y el vicepresidente, Francisco de Paula Santander no le presta atención al ofrecimiento. En repetidas oportunidades, Aury intenta en vano un reconocimiento oficial por parte del gobierno de la Gran Colombia. A la muerte de Aury (1822), Codazzi y Ferrari regresaron a Italia. Con el dinero obtenido durante su actuación como corsario, Codazzi compró una finca cerca de su pueblo natal en asociación con uno de sus paisanos; pero, engañado por su socio y dominado por la nostalgia de América, resolvió embarcarse, el 2 de abril de 1826, rumbo a Cartagena de Indias; a su llegada, conoce al general Lino de Clemente y lo acompaña hasta Bogotá a donde éste se dirige para asumir la Secretaría de Marina. Entra así Codazzi al servicio de la República de Colombia, tocándole acompañar al Libertador en su último viaje a Venezuela (1827); hace entonces amistad con el general José Antonio Páez, quien le destina a Maracaibo, con el grado de primer comandante de artillería y el encargo de fortificar la entrada al lago, ante la amenaza de un inminente ataque de la marina española, con base en Puerto Rico (1828). En esa situación se encuentra cuando surgen los acontecimientos que llevan a la desintegración de la Gran Colombia (1829-1830). Páez le encomienda entonces un nuevo trabajo: el levantamiento de un mapa completo de Venezuela, sobre la base del que había realizado para el Zulia, agregándole a los datos geográficos, los físicos y estadísticos de cada región del país. En esa tarea se encuentra cuando, ante el alzamiento del general José Tadeo Monagas en oriente (1831), es llamado al servicio militar activo. En enero de 1832, reanuda en Valencia sus trabajos para el Atlas y la Geografía de Venezuela. Realiza exploraciones por Carabobo y por los valles de Aragua, las cuales continúan bajo el gobierno del presidente José María Vargas (1835). Al producirse el levantamiento que derroca a Vargas, Codazzi, fiel al gobierno legítimo, se pone al lado del general Páez, siendo ascendido al grado de coronel de ingenieros. Electo nuevamente Páez para la Presidencia de la República, Codazzi le entrega los originales de la obra que le ha sido confiada, examinándola el jefe de ingenieros Juan Manuel Cajigal, que le da su plena aprobación y el 18 de abril de 1839, obtiene la del Congreso Nacional, que ordena su publicación. Para llevar a cabo esa obra, Codazzi ha contado con la colaboración valiosa y eficaz del dibujante Carmelo Fernández y de los historiadores Rafael María Baralt y Ramón Díaz y con ellos, se embarca, el 11 de julio de 1840, rumbo a París para supervisar la publicación. Lleva, además, la misión de preparar el decorado para los actos apoteósicos que el gobierno de Páez se apresta a realizar con motivo del traslado de los restos de Simón Bolívar de Santa Marta a Caracas. En París, los trabajos de Codazzi: Resumen de la geografía de Venezuela, Mapa general de Venezuela y Atlas físico y político de la República, merecen calurosa acogida por parte de los círculos científicos de la ciudad. Allá, animado por Alejandro de Humboldt, Codazzi concibe y formula un proyecto de colonización para Venezuela con familias europeas, especialmente alemanas; ese proyecto, basado en la ley de inmigración vigente, lo somete a la consideración del general Páez al regresar al país y lo pasa luego al Congreso Nacional, que lo aprueba y decreta el crédito necesario para su ejecución, en tierras cedidas por Martín Tovar y Ponte. Así surge la Colonia Tovar que, para el año de 1845, ofrecía los mejores resultados. A fines de 1846, el presidente Carlos Soublette lo nombra gobernador de la provincia de Barinas, en donde realiza nuevos trabajos de geografía, historia y vialidad e impulsa otros avances en diversos aspectos de interés para la región. En 1848, acompaña a Páez en el alzamiento que éste promueve después del atentado al Congreso del 24 de enero; pero la protesta armada no tiene éxito y Codazzi debe salir al exilio. Esta vez se dirige a la Nueva Granada, en donde el gobierno del general Tomás Cipriano de Mosquera le encomienda estudios geográficos similares a los realizados en Venezuela, le reconoce el grado de coronel de ingenieros y al crearse la Comisión Corográfica, lo pone a su frente, en 1850. En esa oportunidad, le tocó a Codazzi proponer la vía de Panamá a Colón para efectos de llevar a cabo el proyecto de comunicación interoceánica del cual ya se empezaba a hablar. Fue precisamente ésta la adoptada por Ferdinand de Lesseps para el trazado del futuro Canal de Panamá. Concluidas sus operaciones topográficas en la región central y sur de Colombia, Codazzi decidió continuarlas por la parte norte (1858), a cuyo fin descendió por el río Magdalena hasta la laguna Zapatosa y el río César; encontrándose entregado por entero a estas labores, le sorprende la muerte en el pueblecito de Espíritu Santo (hoy denominado Codazzi), entre Chiriguaná y Valledupar, en región inmediata a la frontera con Venezuela. Sus restos, sepultados en aquel sitio, son trasladados sucesivamente a la iglesia de San Juan de Dios, en Bogotá; a la catedral de Valencia y el 16 de diciembre de 1942, al reposo definitivo del Panteón Nacional de Caracas. Fuentes: http://www.ivic.ve/memoria/bios/codazzi_agustin.htmhttp://www.venezuelatuya.com/biografias/agustin_codazzi.htmhttp://www.pdvsa.com/lexico/pioneros/codazzi.htmFundación Polar, Diccionario de Historia de Venezuela, 2ª Edición, Caracas: Fundación Polar, 1997.Imagen tomada de Historia de la Ingeniería en Venezuela, Eduardo Arcila Farías, 1961.
Share: